Buscar este blog

:

:

Entrada destacada

¿Qué hiciste hoy para conciencitizar sobre la defensa de la vida?

Hola, te invito a que pienses que puedes hacer, desde tu lugar, para ayudar a la defensa de la vida. Por ejemplo puedes proponer reunion...

►El amor preferencial por los pobres a finales del milenio

Texto íntegro de la catequesis de Juan Pablo II

CIUDAD DEL VATICANO, 27 oct (ZENIT).- «Amor preferencial por los pobres» ha sido el tema de la catequesis que ofreció hoy Juan Pablo II. La intervención del Papa tiene lugar en el contexto de este año dedicado por él mismo a la caridad, como último peldaño para la preparación de los cristianos al gran Jubileo del año 2000. Ofrecemos a continuación las palabras íntegras pronunciadas por el Papa.
1. El Concilio Vaticano II subraya una dimensión específica de la caridad que nos remonta a Cristo quien dejó el ejemplo de salir al encuentro en especial de los más pobres. Cristo fue enviado por el Padre a «evangelizar a los pobres y levantar a los oprimidos» (Lucas, 4,18), «para buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lucas, 19,10); de manera semejante la Iglesia abraza a todos los afligidos por la debilidad humana, más aún, reconoce en los pobres y en los que sufren la imagen de su Fundador pobre y paciente, se esfuerza en aliviar sus necesidades y pretende servir en ellos a Cristo (cf. «Lumen gentium», 8).
Profundicemos hoy en la enseñanza de la Sagrada Escritura sobre las motivaciones del amor preferencial a los pobres.
2. Ante todo, hay que observar que, del Antiguo al Nuevo Testamento, se da un progreso en la evaluación del pobre y de su situación. En el Antiguo Testamento, emerge con frecuencia la convicción humana, según la cual, la riqueza es mejor que la pobreza, y representa la justa recompensa reservada al hombre recto y temeroso de Dios: «¡Dichoso el hombre que teme al Señor, que en sus mandamientos mucho se complace! Hacienda y riquezas hay en su casa» (Salmo 112, 1,3). La pobreza es concebida como un castigo para quien rechaza la instrucción de la sabiduría (cf. Proverbios 13,18).
Pero desde otra perspectiva, el pobre se convierte en objeto de particular atención, en cuanto víctima de una injusticia perversa. Son famosas las invectivas de los profetas contra el abuso de los pobres. El profeta Amós (cf.. 2, 6-15) cita la opresión del pobre entre las acusaciones contra Israel: «Venden al justo por dinero y al pobre por un par de sandalias; pisan contra el polvo de la tierra la cabeza de los débiles, y el camino de los humildes tuercen». (Amós, 2, 6-7). La relación de la pobreza con la injusticia es subrayada también por Isaías: «¡Ay! los que decretan decretos inicuos, y los escribientes que escriben vejaciones, excluyendo del juicio a los débiles, atropellando el derecho de los míseros de mi pueblo, haciendo de las viudas su botín, y despojando a los huérfanos» (Isaías 10,1-2).
Esta relación explica también por qué son numerosas las normas para la defensa de los pobres y de los que son más débiles socialmente: «No vejarás a viuda ni a huérfano. Si le vejas y clama a mí, no dejaré de oír su clamor (Éxoco 22, 21-22; cf. Proverbios 22, 22-23; Sirácide 4,1-10). Defender al pobre es honrar a Dios, padre de los pobres. Por tanto, se justifica y recomienda la generosidad con ellos (cf. Deuteronomio 15, 1-11; 24, 10-15; Proverbios 14,21; 17,5).
Según se va profundizando, el tema de la pobreza asume un valor religioso. Dios habla de «sus» pobres (cf. Isaías, 49,13) que se identifican con el «Resto de Israel», pueblo humilde y pobre, según la expresión de Sofonías (cf. 3, 12). También se dice que el futuro Mesías se preocupará por los pobres y oprimidos, como se dice en Isaías, en el famoso texto que habla del vástago que germinará del tronco de Jesé: «Juzgará con justicia a los débiles, y sentenciará con rectitud a los pobres de la tierra» (Isaías 11,4).
3. Por este motivo, en el Nuevo Testamento se anuncia a los pobres el alegre mensaje de la liberación, como subraya el mismo Jesús aplicándose a sí mismo la profecía de Isaías: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor» (Lucas 4, 18; cf. Isaías 61, 1-2).
Es necesario asumir la actitud interior del pobre para entrar en el «reino de los cielos» (cf. Mateo 5, 3; Lucas 6, 20). En la parábola del gran banquete, los pobres, junto a los lisiados, los ciegos, los cojos; en definitiva, las categorías que más sufren y las más marginadas, son invitadas a la cena (cf. Lucas 14,21). Santiago preguntará que Dios «¿Acaso no ha escogido Dios a los pobres según el mundo como ricos en la fe y herederos del Reino que prometió a los que le aman? (Santiago 2,5).
4. La pobreza «evangélica» implica siempre un gran amor por los pobres de este mundo. En este tercer año de preparación al gran Jubileo es necesario redescubrir a Dios como Padre providente que se inclina ante los sufrimientos humanos para reconfortar a quienes están afligidos por ellos. Nuestra caridad también tiene que traducirse en la capacidad para compartir y en promoción humana, entendida como crecimiento integral de cada persona.
El carácter radical del Evangelio ha llevado a muchos discípulos de Jesús, a través de la historia, a buscar la pobreza, hasta el punto de vender sus propios bienes y darlos en limosna. En este caso, la pobreza se convierte en una virtud que, además de aligerar la suerte del pobre, se transforma en camino espiritual, gracias al cual puede procurarse la verdadera riqueza, es decir, un tesoro inagotable en los cielos (cf. Lucas 12,32-34). La pobreza material no es nunca un fin en sí misma, sino un medio para seguir a Cristo, el cual, como recuerda Pablo a los Corintios, «siendo rico, por vosotros se hizo pobre a fin de que os enriquecierais con su pobreza» (2 Corintios 8, 9).
5. Al hablar de este tema, no puedo dejar de destacar, una vez más, que los pobres constituyen el desafío moderno, sobre todo para los pueblos con una buena situación económica en nuestro planeta, en el que millones de personas viven en condiciones inhumanas y muchos mueren literalmente de hambre. No es posible anunciar a Dios Padre a estos hermanos sin el compromiso de colaborar, en nombre de Cristo, en la construcción de una sociedad más justa.
Desde siempre, y de manera particular con su magisterio social, desde la «Rerum novarum» hasta la «Centesimus annus», la Iglesia ha afrontado el tema de los más pobres. El gran Jubileo del 2000 tiene que ser vivido como una ulterior ocasión de fuerte conversión de los corazones para que el Espíritu suscite en esta dirección nuevos testigos. Los cristianos, junto a los hombres de buena voluntad, tendrán que contribuir a través de adecuados programas económicos y políticos para promover esas mutaciones estructurales tan necesarias para que la humanidad pueda alzarse de la plaga de la pobreza (cf. Centesimus annus, 57).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes emitir opinión siempre que sea con respeto y altura.
Gracias por dejar tu comentario.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Te ha sido de utilidad el blog?

¿Trabajar o criar a los hijos?

♥

♥Consagración a la Virgen María

♥Consagración a la Virgen María

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA
"Oh, Corazón Inmaculado de María, refugio seguro de nosotros pecadores y ancla firme de salvación, a Ti queremos hoy consagrar nuestro matrimonio. En estos tiempos de gran batalla espiritual entre los valores familiares auténticos y la mentalidad permisiva del mundo, te pedimos que Tu, Madre y Maestra, nos muestres el camino verdadero del amor, del compromiso, de la fidelidad, del sacrificio y del servicio. Te pedimos que hoy, al consagrarnos a Ti, nos recibas en tu Corazón, nos refugies en tu manto virginal, nos protejas con tus brazos maternales y nos lleves por camino seguro hacia el Corazón de tu Hijo, Jesús. Tu que eres la Madre de Cristo, te pedimos nos formes y moldees, para que ambos seamos imágenes vivientes de Jesús en nuestra familia, en la Iglesia y en el mundo. Tu que eres Virgen y Madre, derrama sobre nosotros el espíritu de pureza de corazón, de mente y de cuerpo. Tu que eres nuestra Madre espiritual, ayúdanos a crecer en la vida de la gracia y de la santidad, y no permitas que caigamos en pecado mortal o que desperdiciemos las gracias ganadas por tu Hijo en la Cruz. Tu que eres Maestra de las almas, enséñanos a ser dóciles como Tu, para acoger con obediencia y agradecimiento toda la Verdad revelada por Cristo en su Palabra y en la Iglesia. Tu que eres Mediadora de las gracias, se el canal seguro por el cual nosotros recibamos las gracias de conversión, de amor, de paz, de comunicación, de unidad y comprensión. Tu que eres Intercesora ante tu Hijo, mantén tu mirada misericordiosa sobre nosotros, y acércate siempre a tu Hijo, implorando como en Caná, por el milagro del vino que nos hace falta. Tu que eres Corredentora, enséñanos a ser fieles, el uno al otro, en los momentos de sufrimiento y de cruz. Que no busquemos cada uno nuestro propio bienestar, sino el bien del otro. Que nos mantengamos fieles al compromiso adquirido ante Dios, y que los sacrificios y luchas sepamos vivirlos en unión a tu Hijo Crucificado. En virtud de la unión del Inmaculado Corazón de María con el Sagrado Corazón de Jesús, pedimos que nuestro matrimonio sea fortalecido en la unidad, en el amor, en la responsabilidad a nuestros deberes, en la entrega generosa del uno al otro y a los hijos que el Señor nos envíe. Que nuestro hogar sea un santuario doméstico donde oremos juntos y nos comuniquemos con alegría y entusiasmo. Que siempre nuestra relación sea, ante todos, un signo visible del amor y la fidelidad. Te pedimos, Oh Madre, que en virtud de esta consagración, nuestro matrimonio sea protegido de todo mal espiritual, físico o material. Que tu Corazón Inmaculado reine en nuestro hogar para que así Jesucristo sea amado y obedecido en nuestra familia. Qué sostenidos por Su amor y Su gracia nos dispongamos a construir, día a día, la civilización del amor: el Reinado de los Dos Corazones. Amén. -Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO A LOS DOS CORAZONES EN SU RENOVACIÓN DE VOTOS

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO A LOS DOS CORAZONES EN SU RENOVACIÓN DE VOTOS
Oh Corazones de Jesús y María, cuya perfecta unidad y comunión ha sido definida como una alianza, término que es también característico del sacramento del matrimonio, por que conlleva una constante reciprocidad en el amor y en la dedicación total del uno al otro. Es la alianza de Sus Corazones la que nos revela la identidad y misión fundamental del matrimonio y la familia: ser una comunidad de amor y vida. Hoy queremos dar gracias a los Corazones de Jesús y María, ante todo, por que en ellos hemos encontrado la realización plena de nuestra vocación matrimonial y por que dentro de Sus Corazones, hemos aprendido las virtudes de la caridad ardiente, de la fidelidad y permanencia, de la abnegación y búsqueda del bien del otro. También damos gracias por que en los Corazones de Jesús y María hemos encontrado nuestro refugio seguro ante los peligros de estos tiempos en que las dos grandes culturas la del egoísmo y de la muerte, quieren ahogar como fuerte diluvio la vida matrimonial y familiar. Hoy deseamos renovar nuestros votos matrimoniales dentro de los Corazones de Jesús y María, para que dentro de sus Corazones permanezcamos siempre unidos en el amor que es mas fuerte que la muerte y en la fidelidad que es capaz de mantenerse firme en los momentos de prueba. Deseamos consagrar los años pasados, para que el Señor reciba como ofrenda de amor todo lo que en ellos ha sido manifestación de amor, de entrega, servicio y sacrificio incondicional. Queremos también ofrecer reparación por lo que no hayamos vivido como expresión sublime de nuestro sacramento. Consagramos el presente, para que sea una oportunidad de gracia y santificación de nuestras vidas personales, de nuestro matrimonio y de la vida de toda nuestra familia. Que sepamos hoy escuchar los designios de los Corazones de Jesús y María, y respondamos con generosidad y prontitud a todo lo que Ellos nos indiquen y deseen hacer con nosotros. Que hoy nos dispongamos, por el fruto de esta consagración a construir la civilización del amor y la vida. Consagramos los años venideros, para que atentos a Sus designios de amor y misericordia, nos dispongamos a vivir cada momento dentro de los Corazones de Jesús y María, manifestando entre nosotros y a los demás, sus virtudes, disposiciones internas y externas. Consagramos todas las alegrías y las tristezas, las pruebas y los gozos, todo ofrecido en reparación y consolación a Sus Corazones. Consagramos toda nuestra familia para que sea un santuario doméstico de los Dos Corazones, en donde se viva en oración, comunión, comunicación, generosidad y fidelidad en el sufrimiento. Que los Corazones de Jesús y María nos protejan de todo mal espiritual, físico o material. Que los Dos Corazones reinen en nuestro matrimonio y en nuestra familia, para que Ellos sean los que dirijan nuestros corazones y vivamos así, cada día, construyendo el reinado de sus Corazones: la civilización del amor y la vida. Amén! Nombre de esposos______________________________ Fecha________________________ -Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

¿Conoces alguna embarazada que necesita ayuda?

¿Conoces alguna embarazada que necesita ayuda?
4219037/154168469

Clic


Translate

Experimentación fetal, transplantes, cosmética y su relación con el aborto provocado.

Mis archivos para compartir

Followers

Iniciado el 28/01/16

♥Oremos con corazón sincero

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

MIS BANNER



Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket


Si a la vida Headline Animator

Si a la vida

Marcha nacional

Marcha nacional
#Por tu familia

Revista familia y vida

5 Actitudes que aprendemos dentro de la #Familia según el #PapaFrancisco

5 Actitudes que aprendemos dentro de la #Familia según el #PapaFrancisco

Macri representa la codicia neoliberal

Macri representa la codicia neoliberal
Ni salud ni educación ni erradicación de pobreza, solo aporte para la ignorancia y la medicrodidad burguesa